viernes, 25 de mayo de 2007

La máquina del tiempo

Parece mentira como a pesar de la bronca que lleves en la cabeza por los dimes y diretes que hayas tenido con tu padre, novia, amigo o con el perro del vecino que te ha meado las ruedas de tu coche y que te huele ahora todo a pis, existan lugares donde según entras te lobotomizan el cerebro de tal forma que en media hora ya no te acuerdas ni de quien eres ni de si eres o no feliz en esta vida que te ha tocado vivir y que dios te ha dado, pues me refiero a esos grandes almacenes como son por ejemplo los de Carrefour o los del Corte Ingles, donde entras por la puerta a las nueve de la mañana con tan sólo la única intención de comprarte una camisa de rallas finas de caballero y acabas comprando dos azules, una amarilla, más un pantalón y unos zapatos a juego, y de paso, de la sección de informática, te has cogido también un disco duro para tu ordenador y un Dvd. Y de la que sacas la cartera del bolsillo de atrás para pagar, notas que te molesta el reloj que llevas puesto en la muñeca y te da por mirarlo y dices: “¡hostias, las tres!” Y cuando te diriges a la puerta donde pone: “Exit.”, te vas y lo haces con pena, claro, porque todos los dependientes de las secciones por las que pasas te miran con cara de querer ser tus amiguitos durante por lo menos un ratito más. Y mi pregunta es: ¿realmente los economatos nos ayudarán a llegar hasta final de mes o tan sólo nos quitan las penas durante unas horas que salen carísimas?... Pues que conteste otro, porque yo realmente no lo sé.

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero