miércoles, 7 de mayo de 2008

Malos tiempos para los inmigrantes

La previsión economía de España para los dos próximos años no es nada halagüeña. Se estima que va a ver un considerable aumento del paro y de la morosidad crediticia y de otra índole. Y si alguien va a notar este problema en exceso, ese será sin duda el inmigrante. Si es que no lo está notando ya. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, acaba de hacer unas declaraciones en las que ha dicho justamente aquello que los inmigrantes nunca esperaban oír de su boca: que la mano de obra que ellos aportan ya no es tan necesaria en España como lo era antes. Mariano Rajoy ha sido incluso menos eufemístico y más contundente que el ministro Corbacho: “¡No cabemos todos!”, ha dicho. La debacle sucedida en ciertos sectores laborales, como el de la construcción, ha hecho que se vayan al paro nada menos que 97.000 inmigrantes solamente en lo que llevamos de año. Por su parte, las oficinas de Caritas se ven desbordadas por la gran cantidad de ayudas que éstos les solicitan, algo que no sucedía desde antes del proceso de regularización de 2005. De seguir así, todo indica que será la necesidad, y no cualquier otra medida regulatoria, lo que haga que muchos inmigrantes se vean obligados a regresar a su país de origen.

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero