lunes, 16 de marzo de 2009

Egoísmo en la banca

Inmediatamente después de oírse el runrún de que algunas cajas de ahorros están a punto de hacer 'crack', el presidente del BBVA, Francisco González, aconseja al Gobierno que las ayudas públicas que ofrece a su sector no vayan destinadas a mantener en pie instituciones que se encuentran «irremediablemente dañadas», sino que se destinen a sanear entidades que estén sólo débiles para «luego devolverlas rápidamente al sector privado». Un comentario que parece lógico; aunque debemos pensar que las entidades que se sanean hoy podrían ser las manzanas podridas del mañana, por lo que entraríamos en un constante bucle de rescate financiero. La generosidad del Gobierno con los bancos y cajas creo que ya debería tocar a su fin. Les ha comprado parte de sus activos para que fluya la liquidez -algo que no está sucediendo-, y ha garantizado a los clientes sus depósitos en caso de que se produzcan quiebras, lo lógico para que no cunda el pánico. Si alguna entidad entra en debacle y tiene que vender sus acciones a precio de saldo para que la fagocite otra mayor, ése debe ser sólo su problema. Qué más quisieran las empresas que ahora se encuentran en crisis que poder reflotarse con el dinero del erario público como han hecho ellos.
.

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero