sábado, 29 de agosto de 2009

Y llegó la TDT



Durante este verano hemos hecho principalmente dos cosas: pasar un bochorno insoportable y comprarnos un decodificador de TDT. 17 millones de hogares tienen ya este aparatito con el que se puede ver los mismos canales de televisión de antes y además otros muchos ‘canalitos’ que dependen de las cadenas principales –Neox, Nova, FDF, etc.- y por los que sólo echan sofritos televisivos, o sea, películas y series tan antiguas que hasta sus protagonistas se sorprenden de verse imberbes, o en el caso de ellas, sin apenas pechos. La TDT se puede ver bien si no llueve ni nieva ni hace mucho viento, porque si ocurre algo de esto, se pixela o congela la imagen durante horas y te tienes que ir a buscar unas cartas para pasar el tiempo. La verdad es que cuesta mucho descubrir dónde se encuentra el avance tecnológico en una televisión que no emite. Por Decreto Ley se acaba de implantar la TDT de pago. O lo que es lo mismo: 17 millones de hogares tendrán que tirar el decodificador que han comprado porque ya no sirve y comprar uno compatible. Dentro de poco llegará la TDT de Alta Definición. Otra vez a tirar y a volver a comprar. De seguir así, la TDT va ser para el consumidor un engaño todavía mayor que el de las reiteradas versiones que sacan del Windows.

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero