martes, 6 de octubre de 2009

Adiós a la corazonada

La ilusión que tenían los madrileños por organizar los Juegos Olímpicos de 2016 se vio truncada cuando el presidente del COI anunció que será Rio de Janeiro la ciudad encargada de celebrar este evento. Ni la eclipsante figura de Obama, que intentó barrer puntos para Chicago, ni la tecnología que ofrecía Tokio, ni el enternecedor discurso de Juan Antonio Samaranch, que pidió que le concedieran ése honor «antes del fin de sus días» sirvieron para convencer a los miembros del COI, ya estos apostaron claramente por un cambio de continente para la celebración de los juegos de 2016. Latinoamérica no tiene historia olímpica y es necesario crearla. O, por lo menos, esa es la versión oficial. Porque la oficiosa es bien distinta. Se comenta entre bambalinas que, una vez fueron descartadas las ciudades de Chicago y Tokio, todos los votos europeos fueron a parar a Río de Janeiro -en detrimento de Madrid- para no poner en peligro las futuras candidaturas que se presentarán en el año 2020, que serán: París, Moscú y Berlín. Es casi imposible que los juegos se celebren tres veces seguidas en el mismo continente. Por eso creo que este hecho tan sospechoso podría ser del todo cierto.

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero