miércoles, 22 de diciembre de 2010

Más guapo callado

Ahora que llega la Navidad, Felipe González parece que tiene la necesidad imperiosa de expurgar sus pecados y confiesa a los medios que ve ‘le-GAL’ asesinar a terroristas en el supuesto de que estos pretendan cometer un atentado como el de Hipercor. Las perlas que ha soltado en El País o en Vanity Fair son verdaderamente incendiarias. No sólo porque justifica la antidemocrática ley del talión, sino porque las dice con la soberbia del ufano que se cree que siempre lleva la razón. Al señor González yo le diría que las leyes son inflexibles y que no se pueden interpretar con veleidad. Si existe la posibilidad de hacer explotar por los aires a un terrorista antes de que cometa un atentado, eso significa también que existe la posibilidad de detenerlo, que es lo que hay que hacer. Sinceramente, me da miedo escuchar esas reflexiones gore que hace en forma de hipótesis cuando habla de terrorismo. Bajo su mandato ocurrieron corruptelas y aberraciones difíciles de explicar y mucho más de entender. Por eso me alegro enormemente de que mi voto sirviera en su día para quitarle el poder.
http://www.estrelladigital.es/cartas/guapo-callado_0_870512948.html

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero