domingo, 26 de enero de 2014

Manifestarse con sensatez

Lo malo de vivir en un mundo globalizado es que se exportan e importan los problemas sociales a través de las fronteras de la misma manera que si fueran mercancías. Las manifestaciones antiabortistas que se han producido en París, donde se pedía una ley contra el aborto semejante a la que se pretende instaurar en España, es buena prueba de ello. El efecto mariposa (aleteo/terremoto) que se produce por doquier cuando se aprueba cualquier ley impopular, resulta preocupante. Estamos cambiando la singularidad por el borreguismo colectivo. Un borreguismo del que se aprovechan muchos grupos radicales y que utilizan para exteriorizar sus propias filias y fobias. Los ciudadanos debemos empezar a valorar las reivindicaciones que nos llevan a manifestarnos en la calle. Discerniendo entre las quejas que nos enervan, cuáles son propias y cuáles son ajenas. Sobre todo si estas últimas provienen de sectores tendenciosos con ideales políticos. Reivindicar no significa dar pábulo a indeseables antisistema. Que a todos nos quede bien claro.

1 comentario:

pilar villegas marin dijo...

Tiene sensatez,pero debería expandirse mas,meterse en hojas mas adictivas,le halle de casualidad,y algo así nos debería estar enseñando algo mas cada dia con mayor accesibilidad.gracias

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero