domingo, 24 de mayo de 2015

Cinco euros por reclinar una butaca



La pela es la pela, nen. Y está muy bien eso de mirar por el ahorro y la mesura porque del buzón ya sólo se recogen facturas. Pero una cosa es saber administrarse y otra muy distinta es meter la mano en bolsillo ajeno para hacerlo. Con el burdo pretexto de dar un mejor servicio, en siete hospitales de Cataluña han instalado butacas reclinables para que puedan dormir los acompañantes de los enfermos. Precio por noche: 5 euros. A esta ‘tasa por hospedaje’ hay que sumarle las monedas que mete el paciente en la TV para que funcione, se distraiga y no le vengan los demonios a la cabeza (antes permitían llevar tele propia). Más el servicio de expendedoras: agua, 1 euro, etc. ¿Qué desea una habitación individual? Pues pídalo usted por esa boquita que se la dan. 80 euros. En estos usureros servicios, no incluye el agasajo o la sonrisa del médico o la enfermera, pues nada tienen que ver, pero sí el de los gerentes, encantados con los rendimientos. Esto, señores, no es copago, sino que es una especie de privatización sanitaria a lo ma non troppo (de a poquito a poco), donde primero la Administración avanza con un pie y gana cuando pone el otro.
_____________
COMPARTELO:

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero