viernes, 23 de octubre de 2015

Aristotiquia y Cacotiquia




Hay mucha gente que piensa que, en ocasiones, las estrellas se alinean en el firmamento de tal manera que la nueva posición estelar que adoptan influye de manera positiva o negativa sobre su propia suerte.

De hecho, antiguamente los griegos a lo que llamamos ahora buena o mala suerte lo llamaban “aristotiquia” y “cacotiquia”. Aristotiquia significa la mejor fortuna posible, o la fortuna de los mejores; y cacotiquia, que es la hermana fea de la palabra anterior, significa justo lo contrario. 

A veces, sin saber por qué, nuestras alegrías o desgracias acontecen todas juntas, como si vinieran encadenadas o imantadas.

Todo comienza de forma casual: de repente, un buen día te toca la lotería, al de poco encuentras a la mujer de tu vida y, después, un familiar que tenías enfermo se restablece completamente. A esta espiral de sucesos positivos los griegos lo llamaban ciclo aristótico.

O bien puede suceder lo contrario: de repente, un mal día pierdes una cantidad desorbitada de dinero en bolsa, al de poco tu jefe te despide y tú pareja decide separarse de ti. Ciclo cacótico este último, sin duda.  

Los astrólogos griegos pensaban que para que se desencadenara un ciclo u otro tenía que existir obligatoriamente un estímulo exterior  y se pasaron décadas observando la posición  y el movimiento de los astros para intentar averiguar el por qué.

Y aunque todavía son muchos los que atribuyen su suerte a los cuerpos celestes, cada día somos más los que opinamos de la misma forma que lo hizo Casio (el de William Shakespere) cuando dijo: «La culpa, querido Bruto, no reside en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos».
____________
COMPARTELO:


No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero