martes, 13 de septiembre de 2016

La Diada se desinfla



Como soy un constitucionalista confeso, permítanme que sienta cierta satisfacción por el hecho de que el número de asistentes a la Diada haya mermado sustancialmente en comparación con otros años: según los datos publicados en Twitter por la Guardia Urbana de Barcelona, este año a la movilización han acudido 875.000 personas. Medio millón menos que el año pasado, a la que fueron 1,4 millones de personas. Los planos cenitales que ofrecían las cámaras de los helicópteros dejaban claro que los organizadores no consiguieron el efecto multiplicador que pretendían al descentralizar la movilización en cinco puntos de Cataluña. Son todos los que están, pero ya no están todos los que eran. Afortunadamente. Aunque no comparto las reivindicaciones que se piden en este evento, entiendo que es legítimo y que estoy obligado a aceptarlo. Pero en él sucedieron dos hechos que merecen una llamada de atención: el primero fue la asistencia a dicha manifestación del presidente de la Generalitat, Puigdemont. Un gesto que solo puede tildarse de irresponsable. Como representante institucional de todos los catalanes, se debería haber mantenido al margen. Y no haber actuado como un vocero exaltado independentista, que es lo que hizo. El segundo feo lo protagonizaron los enervados de siempre: la CUP. Quema de banderas, de fotos del rey, pintadas… ¡que les voy a contar! Las mismas escenas de siempre. Cataluña se ha convertido en una triste moviola.
____________
COMPARTELO:

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero