viernes, 25 de noviembre de 2016

El fallecimiento de Rita Barberá



Lo que le ha ocurrido a Rita Barberá es justamente lo que su sobrina y su hermana comentaban con rabia a sotto voce en misa durante su funeral: «¡La han matado!». La presión política y mediática que estaba sufriendo Rita durante los últimos meses fue brutal. Ningún corazón que conozco sería capaz de mantenerse en ralentí ante los constantes desprecios e injurias que venían incluso de sus propios compañeros de partido. Contra ella, les recuerdo, no había una sentencia culpatoria. No había nada. Los que tan alegremente vulneran la presunción de inocencia, ya pueden descorchar el champán, porque acaban de conseguir su primera víctima real. Una víctima que no se merece para algunos ni tan siquiera un minuto de silencio. ¡Qué vergüenza!
Atrás queda ahora el legado de Rita: una vida entera dedicada al PP y a sostener el PP, pues ella fue el báculo en el que se apoyaron Aznar y Rajoy en su día para no caer. Durante los 24 años que estuvo de alcaldesa de Valencia, hizo brillar esta ciudad hasta convertirla en la tercera más importante de España.
En fin, decía Séneca: «La muerte es un castigo para algunos, para otros un regalo, y para muchos un favor». No seré yo quien desmienta esta realidad.
____________
COMPÁRTELO:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Nos Visitan desde:

Onda Cero