miércoles, 14 de diciembre de 2016

No depende de Báñez salir a las seis




La patronal y los agentes sociales no necesitan del beneplácito de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, para negociar a qué hora debe terminar la jornada laboral de un trabajador. Si hasta ahora no han llegado a un acuerdo para que termine a la seis de la tarde, es porque los empresarios consideran que esto generaría pérdidas en prácticamente todos los gremios. El anuncio que hizo ayer Fátima Báñez en este sentido es pura demagogia. Solamente los funcionarios cumplen con una jornada intensiva de mañana, que, por cierto, no nos beneficia. Recuerdo cuando empezaron a poner médicos de cabecera en horario de tarde y de un plumazo resolvieron buena parte del colapso sanitario. Deberían haber aplicado esta misma medida en los juzgados, en los ayuntamientos y demás instituciones públicas, ya que se encuentran atoradas precisamente porque sus horarios son demasiados restrictivos. Las demandas deben ser atendidas a la hora que se presenten. Sobre todo si hablamos de empresas privadas. Bajar a destiempo la persiana lleva siempre a la quiebra.
La Razón / English
____________
COMPÁRTELO:

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero