domingo, 9 de abril de 2017

El ataque a Siria




Por mucho palmero que le haya salido a Donal Trump en la ONU y en la OTAN por los 56 misiles Tomahawk que ha lanzado a una base aérea controlada por Bashar al-Assad, no me van a convencer a mí también para que le aplauda. Era obvio que el ataque químico que el dictador al-Assad perpetró el pasado martes en la provincia de Idlib merecía una respuesta contundente. Pero las prisas que siempre tiene EE UU por despuntar y por actuar unilateralmente, sin consenso, nos pone a sus aliados continuamente en serios bretes, ya que sus intervenciones bélicas acaban siendo verdaderas chapuzas que después debemos solucionar. De botón de muestra lo que hicieron en Irak o Afganistán. Desconozco cuál debería haber sido la represalia correcta por el ataque químico que se cometió en Idlib. Al igual que tampoco lo sabe el Consejo de Seguridad de la ONU porque EE UU no dio tiempo para discutir el tema. Lo que sí sé es que tanto Donal Trump como Vladimir Putin están utilizando el conflicto de Siria para fines propios. El primero para solapar su pésima gestión de Gobierno, y el segundo para acabar con los radicalistas chechenos ubicados en Siria. Está claro que a ninguno de ellos este país les importa nada. 
La Razón / English
____________
COMPÁRTELO:

No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero