lunes, 15 de noviembre de 2010

El favoritismo del progenitor

Si mi padre fuera Rey, yo sería príncipe. Si fuera ministro, yo seguramente tendría un buen puesto de funcionario. Y si fuera Emilio Botín, pues con toda seguridad yo sería el director del Banco Santander en el Reino Unido, que es el cargo que va a ocupar su hija, Ana Patricia Botín, porque así lo quiere su padre. En un acto que se acaba de celebrar en São Paulo, Botín ha subrayado que esta decisión la ha tomado la comisión ejecutiva por unanimidad. (Si él lo dice…). Por supuesto, la noticia no se la ha soltando a los accionistas de sopetón, sino que la ha almibarado diciendo de preámbulo aquello de que en el Santander todo va muy bien gracias a su gestión y que se gana mucho dinero por aquí, por allá y por acullá. Y luego sí, ha rematado la faena diciendo que «su hija es la más idónea para hacerse cargo del Santander en Reino Unido». El nepotismo o la dedocracia, como se prefiera decir, que existe en muchas empresas hace languidecer las esperanzas de mucha gente que está preparadísima y que espera su primera oportunidad. Es una pena, pero de las de llorar, comprobar que en temas como éste aún seguimos como si viviríamos en la España de los 70’.

(pag.8) http://www.adn.es/pdf/ADN-2010-11-15-BIL.pdf


No hay comentarios:

Share This


Recibe actualizaciones en tu Email

Trumblr

Nos Visitan desde:

Onda Cero